logo boiron

Las mejores vitaminas para el cansancio. Recupera tu energía

Cuida tu Salud
Tiempo de lectura: 15 min

Comparte en

El cansancio y la fatiga pueden ser disminuidos mediante la ingesta adecuada de vitaminas y minerales, los cuales contribuyen a mantener una salud física y mental equilibrada.

Es normal no tener siempre los mismos niveles de energía. Todos tenemos altibajos y las causas pueden ser tan diversas como los cambios estacionales, o cambios en la alimentación. Las vitaminas son parte fundamental del rendimiento físico y mental de las personas, y una dieta sana y equilibrada es la fuente principal a través de la cual conseguimos esa energía para el día a día.

Conoce la importancia de las vitaminas para contribuir a disminuir el cansancio, cuáles son los síntomas y causas que lo provocan y qué recomendaciones seguir para recuperar la vitalidad.

Vitaminas qué son y por qué son necesarias

Las vitaminas son unos nutrientes muy importantes que necesitamos para mantenernos saludables. Son unas sustancias que se encuentran en los alimentos que comemos, como, por ejemplo, las frutas, las verduras y los cereales.

Hay muchas vitaminas diferentes, cada una con funciones específicas en nuestro cuerpo. Por ejemplo, vitamina B6 nos ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga.

La vitamina D contribuye al mantenimiento de los huesos, dientes, al funcionamiento normal de los músculos puesto que ayuda a nuestro cuerpo a absorber el calcio y el fósforo.

Estas son algunas de las funciones más importantes de las vitaminas en el cuerpo:

  1. Mantenimiento del sistema inmunológico: las vitaminas A, C, D y algunas del complejo B, contribuyen a mantener un sistema inmunitario normal. La vitamina E contribuye a proteger las células del daño oxidativo.
  2. Producción de energía: las vitaminas del complejo B, como la tiamina (vitamina B1), la riboflavina (vitamina B2), la niacina (vitamina B3), la vitamina B6 y la vitamina B12, contribuyen el metabolismo energético.
  3. Formación y mantenimiento de huesos y dientes: la vitamina D, junto con el calcio y el fósforo, son importantes para el mantenimiento de los huesos.
  4. Regulación de la coagulación sanguínea: la vitamina K contribuye la regulación normal de la coagulación sanguínea.
  5. Protección de las células contra los daños: la vitamina C y la vitamina E actúan como antioxidantes, lo que significa que ayudan a proteger las células del cuerpo contra los daños causados por los radicales libres.

Las vitaminas son necesarias porque nuestro cuerpo no puede producirlas por sí solo, por lo que debemos obtenerlas a través de la comida. Aunque no deben sustituir a una dieta equilibrada. Complementos alimenticios formulados con vitaminas y minerales que participan en el metabolismo energético contribuyen a disminuir el cansancio.

Posibles causas de tu cansancio

La explicación de por qué sientes menos vitalidad en ciertos momentos o etapas de tu vida, no tiene una única respuesta. El origen puede estar en el estrés, una falta de sueño, malos hábitos alimentarios o incluso la falta de actividad física. Una mala condición física puede estar provocando esa falta de vitaminas.

Vamos a ver en detalle algunas de las causas más comunes de deficiencia de vitaminas:

  • Dieta inadecuada: una alimentación pobre en alimentos nutritivos puede ser una causa común de falta de vitaminas. Si no consumes suficientes frutas, verduras, carnes magras, pescado y productos lácteos, es posible que no estés obteniendo suficientes vitaminas en tu dieta.
  • Dificultad en la absorción: algunas enfermedades digestivas pueden impedir que el cuerpo absorba las vitaminas adecuadamente.
  • Medicamentos: también algunos medicamentos pueden interferir con la absorción o el metabolismo de las vitaminas y nutrientes.
  • Exposición limitada al sol: la vitamina D se produce en la piel cuando se expone a la luz solar. Si pasas la mayor parte del tiempo en interiores o vives en una zona con pocas horas de luz solar, es posible que no estés produciendo suficiente vitamina D.
  • Condiciones médicas: algunas afecciones médicas pueden aumentar el riesgo de deficiencia de vitaminas.

Además de todo esto, es importante tener en cuenta que algunas personas pueden ser más propensas que otras a la deficiencia de vitaminas debido a su edad, género, estilo de vida y condiciones de salud.

¿Cómo las vitaminas pueden ayudar a paliar el cansancio?

Algunas vitaminas juegan un papel muy importante en la reducción de la fatiga y el cansancio, ya que juegan un papel crucial en el metabolismo energético y en la producción de neurotransmisores que regulan el estado de ánimo y la energía.

Aquí tienes la información sobre algunas vitaminas que pueden ayudarte a paliar el cansancio y qué alimentos las proporcionan:

  • Vitamina B12: Contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso y ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga. La vitamina B12 se encuentra en el salmón, hígado, lácteos y cereales.
  • Vitamina B6: Contribuye al metabolismo energético normal, contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario además ayuda a regular la actividad hormonal. La vitamina B6 se encuentra en el hígado, el pollo, la carne de cerdo, el pescado, los plátanos, las patatas, las alubias secas, los productos de grano integral y muchas otras frutas y verduras.
  • Vitamina C: Contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario durante el ejercicio físico intenso y después de este. Contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento normal de los vasos sanguíneos y de la piel. Mejora la absorción del hierro. Contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo. Los alimentos ricos en vitamina C incluyen naranjas y otros frutos cítricos, fresas, kiwis, tomates, espinacas, patatas, pimientos verdes y rojos.
  • Vitamina D: Contribuye al funcionamiento normal de los músculos, al funcionamiento normal sistema inmunitario, al mantenimiento de los huesos en condiciones normales, los alimentos ricos en vitaminas D son: huevos, mantequilla, leche y aceites de pescado.

Síntomas de la falta de vitaminas asociadas al cansancio

El cansancio puede manifestarse de muchas maneras. Puede ser que, a pesar de dormir entre 7 u 8 horas al día, sientas cansancio, o que te falta energía para llegar al final del día, que se te olvidan cosas o incluso que tienes desequilibrios hormonales.

Los síntomas de cansancio provocados por una deficiencia de vitaminas pueden variar dependiendo de la vitamina específica que te falte.

 La falta de vitamina B12 puede provocar fatiga, debilidad, anemia, problemas de memoria y concentración, hormigueo o entumecimiento en las manos y los pies o incluso depresión, entre otros.

Si tu cuerpo tiene un déficit de vitamina B6 es posible que sientas cansancio, debilidad muscular, cambios de humor, irritabilidad, problemas de piel, confusión o anemia.

La vitamina C en niveles bajos, además de la fatiga, puede provocar molestias musculares, hematomas frecuentes, encías sangrantes o piel seca y escamosa.

La ausencia de cantidad suficiente de vitamina D en tu organismo puede provocar debilidad muscular, dolor óseo, fatiga, cambios de humor, dificultad para dormir o debilidad del sistema inmunológico.

Es importante tener en cuenta que estos síntomas también pueden ser indicativos de otros problemas de salud, por lo que es fundamental que hables con tu médico si experimentas alguno de ellos. A través de un análisis de sangre determinará si tienes una deficiencia de vitaminas y te recomendará cambios en la dieta o suplementos si es necesario.

Consejos para paliar el cansancio

Sin duda tu alimentación es la fuente principal de vitaminas: que sea equilibrada y rica en alimentos de origen vegetal, cereales integrales, pescados y, en menor medida, carnes rojas.

Pero hay otra serie de recomendaciones sobre tus hábitos que te pueden ayudar a mejorar tu estado anímico y  disminuir la sensación de cansancio:

  • CALIDAD DEL SUEÑO: además de dormir las horas suficientes, asegúrate de que lo haces en un entorno tranquilo, en penumbra, sin pantallas como la televisión o el móvil encendidos y acostándose siempre a la misma hora. Si tienes problemas de insomnio, evita las bebidas estimulantes como té o café.
  • REDUCE EL ESTRÉS: aunque no resulta fácil, busca la causa de esa fuente de inquietud para contrarrestarla. Si es el trabajo, trata de desconectar lo suficiente, practicar deporte o utilizar la meditación.
  • HAZ EJERCICIO: además de mantenerte en forma, te ayuda a generar endorfinas y a levantar el estado de ánimo. No es necesario que sea un ejercicio físico exigente.
  • SAL DE CASA: pasa tiempo al aire libre para que te dé el sol. Te ayuda a generar de manera natural vitamina D y respirarás aire fresco.

En resumen, mantén un ritmo de vida saludable, cuida tu alimentación y si aun así sientes cansancio y crees que es por una posible falta de vitaminas, habla con tu médico o farmacéutico para que te recomiende si necesitas un aporte extra. Y recuerda, come muchas frutas y verduras para obtener todas las vitaminas que tu cuerpo necesita para estar sano y fuerte. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!

Las mejores vitaminas para el cansancio. Recupera tu energía