logo boiron
Strychnos Ignatii

Ignatia amara o Haba de San Ignacio: origen, propiedades y usos

Estrés, fatiga y sueño
Tiempo de lectura: 5 min

Comparte en

Descubre el origen de la Ignatia Amara O Haba de San Ignacio, sus propiedades y usos

La Ignatia amara – nombre científico Strychnos Ignatii –, es una planta rastrera venenosa originaria de las Islas Filipinas que suele trepar a la copa de los árboles más altos. Debe su nombre al fundador de la Compañía de Jesús, San Ignacio de Loyola (1491-1556), pues fueron ellos quienes dieron a conocer por Europa las propiedades medicinales de esta planta.

Descripción botánica

Perteneciente a la familia de las Loganiáceas – arbustos, lianas y árboles trepadores tropicales –su tronco sin espinas puede llegar a superar los 10 centímetros de diámetro, y su corteza es lisa y rojiza, con hojas opuestas en forma de elipse, que pueden llegar a los 25 centímetros de largo. Sus flores, presentes todo el año, son de un discreto color verdoso y están dispuestas en racimos de umbelas.

Su fruto, el cual recibe el nombre de Haba de San Ignacio o Haba de Igasur y que popularmente ha bautizado a esta planta, es una baya de cáscara dura y color amarillo-anaranjado pálido que representa la parte más tóxica de la planta. Esta haba, de olor fuerte y sabor amargo, puede contener hasta 20 semillas dentro, que una vez secas y separadas de la pulpa, son usadas en la preparación de ciertos medicamentos. Su toxicidad se debe a su alto contenido en estricnina y brucina, presente en todas las Loganiáceas, y su ingesta puede resultar mortal.

Etimología del nombre

La Ignatia amara, popularmente conocida como Haba de San Ignacio o Ignacia, debe su nombre al fundador de la Compañía de Jesús -orden de misioneros jesuitas filipinos-, San Ignacio de Loyola (1491-1556), pues fueron ellos quienes dieron a conocer por Europa las propiedades medicinales de esta planta. De ahí el uso de la denominación Ignatia.

En concreto, fue Jorge Camel, jesuita y farmacéutico, quien dos siglos más tarde difundió su uso desde Filipinas. Es en el “Tratado de materia médica” (Fig. 2), escrito por el médico inglés Guillermo Cullen en el siglo XVIII, donde se presenta esta semilla, “FABA S. IGNATI, LA HABA DE SAN IGNACIO», como “el amargo más fuerte que conocemos”. De hecho, el término Strychnos, procediente griego, significa amargo.

Tratado de materia medica

Usos y propiedades medicinales

El haba de San Ignacio es cultivada principalmente en la zona de China, Indochina y la India por sus propiedades curativas. En el pasado, era costumbre en la región filipina crear amuletos con sus semillas a modo de protección frente a dolencias, y los profesionales de la medicina herbal las indicaban en los casos de cólera.

Su contenido en estricnina y brucina es lo que hace de esta una planta mortal si es consumida en dosis altas, por lo que su ingesta por vía interna no está recomendada. Sin embargo, esa primera sustancia, la estricnina, conforma un alcaloide muy energizante usado en medicina como sulfato de estricnina.

1. De Jaime Ruiz, Pablo. (2010). Blog Universidad Cardenal Herrera - CEU . Obtenido de Epónimos Científicos: https://blog.uchceu.es/eponimos-cientificos/haba-de-san-ignacio/?_adin=02021864894

2. Instituto de Salud Pública de Chile. (agosto de 2021). Instituto de Salud Publica. Obtenido de Monografías de plantas tóxicas: https://www.ispch.cl/wp-content/uploads/2021/10/Haba-de-San-Ignacio-04082021A.pdf