¿Sabías que la Homeopatía...?

La homeopatía sigue siendo objeto de muchos estereotipos; prejuicios a menudo transmitidos por desconocimiento de su realidad y de su lugar en la práctica médica.
Algunos de estos mitos afirman que la homeopatía es una medicina a base de hierbas; que sólo es útil para los niños; que la homeopatía tarda tiempo en actuar; o que sólo es utilizada por los médicos especializados en homeopatía.

 

En este apartado desmontamos estas falsas ideas preconcebidas y respondemos a ellas con información veraz y rigurosa.

1.Se dice que “la homeopatía es la medicina de las plantas”

VERDADERO Y FALSO
La homeopatía se confunde a menudo con la fitoterapia, que se basa en las propiedades terapéuticas de las plantas.

 

Además de las plantas, la homeopatía también utiliza sustancias de origen animal (veneno de serpientes, abejas, tinta de sepia, cal de ostras, etc.) y de origen mineral o químico (grafito, azufre, mercurio).

 

Otra diferencia importante en homeopatía es que la sustancia de base (vegetal, animal o mineral) se diluye y dinamiza para ser utilizada en dosis muy pequeñas. De ahí la expresión popular “con dosis homeopáticas”...

2.Se dice que “solo un médico homeópata puede prescribir homeopatía”

FALSO
Los homeópatas son médicos que, tras sus estudios de medicina, han elegido complementar su formación con un curso especializado en homeopatía.

 

Hoy en día, más allá de estos especialistas en homeopatía, muchos médicos incorporan los medicamentos homeopáticos a su práctica para tratar a sus pacientes: médicos generales, pediatras, ginecólogos, cirujanos, dentistas, etc.

3.Se dice que “la homeopatía es objeto de investigación clínica”

VERDADERO
La homeopatía surge de la investigación y hoy en día continúa en el centro de la ciencia.

 

La investigación en homeopatía está muy activa en diferentes campos, como la investigación fundamental y la investigación clínica. En total, existen más de 7.000 publicaciones científicas en revistas de referencia, como se puede consultar en Pubmed1, el principal motor de investigación científica del mundo.

 

Con respecto a la investigación clínica, se han realizado numerosos estudios, incluidos los que responden a las normas más estrictas: ensayos clínicos aleatorizados y controlados con placebo. Estos últimos prueban los efectos de los medicamentos homeopáticos en diferentes patologías. Por ejemplo, un estudio de 2019 en pacientes con asma reveló que la homeopatía, como complemento del tratamiento convencional, mejoró la respiración de estos pacientes2.

4.Se dice que «la homeopatía tarda tiempo en actuar»

FALSO y VERDADERO

Un valor añadido de la homeopatía es que se puede aconsejar en las enfermedades agudas (las que se producen de forma repentina y ocasional) y en las enfermedades crónicas (las que reaparecen regularmente).

 

En los casos agudos, el médico prescribe un tratamiento homeopático durante un breve período de tiempo (unas horas o días) para que los síntomas desaparezcan rápidamente.

 

En los casos crónicos, el médico prescribe un tratamiento homeopático durante un período más largo (varias semanas) para reducir la intensidad y la frecuencia de los ataques del paciente; es el caso, por ejemplo, de la fiebre del heno, la sinusitis crónica, el eccema, el herpes, etc...

5.Se dice que «la homeopatía son medicamentos»

VERDADERO

La práctica homeopática consiste precisamente en elegir un medicamento homeopático para tratar una enfermedad o un síntoma.

 

Además, en España, los medicamentos BOIRON están en proceso de registro por las autoridades sanitarias.

 

Su condición de medicamento, además, supone una garantía adicional de calidad, tanto a profesionales como para pacientes, contar con producto fiables que responden a normas, controles farmacéuticos, certificación, etc… como cualquier otro medicamento.

 

Como ocurre con cualquier medicamento, el profesional sanitario desempeña un papel importante en el buen uso del medicamento homeopático. Acude a él para pedirle consejo.

6.Se dice que “en homeopatía la dosis del medicamento es la misma para un adulto o un niño”

VERDADERO

En homeopatía, el medicamento prescrito puede variar en función del paciente, de su perfil, de su historial médico y/o de los síntomas que este manifiesta. Por tanto, para una misma enfermedad dos pacientes pueden tener un tratamiento diferente.

 

Por el contrario, la cantidad a tomar, para los gránulos y los glóbulos, es la misma independientemente del peso y de la edad, ya se trate de un adulto, de un niño o de un animal (generalmente 5 gránulos o una dosis-glóbulos por toma).

7.Se dice que “no se deben tocar los gránulos homeopáticos con los dedos”

Tocar los gránulos homeopáticos con los dedos no modifica en modo alguno su calidad ni los efectos esperados.

 

Sin embargo, como medida de higiene (muchas enfermedades se transmiten por las manos), es preferible utilizar el cuenta-gránulos que facilita la toma de los gránulos sin tener que tocarlos.

8.Se dice que «la menta y el café son incompatibles con la homeopatía»

Se recomienda tomar los medicamentos homeopáticos con la boca vacía y limpia, a ser posible fuera de las comidas.

 

La menta y el café, consumidos en intervalos alejados de las tomas de medicamentos homeopáticos, no afectan a la eficacia de la prescripción.

1- PubMed: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/?term=homeopath*

2- Qutubuddin M, Singh S, Nayak C et al. Efficacy of individualized homeopathy in bronchial asthma in adults: Double-blind, randomized, placebo-controlled, clinical trial in the context of usual care. Advances in Integrative Medicine. 2019;58-65. Disponible en https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S2212958817301015 

Compartir en :

Facebook
Linkedin
test@tes.fr
ok