Compartir

Noticias

El estrés, el ejercicio físico y las dietas desequilibradas pueden ocasionar pérdidas de magnesio

200x200 160624 Magnesium DUO frontal b17/10/2018La fórmula única de Magnesium DUO, con dos sales de magnesio que contribuyen a disminuir la fatiga y a mantener una función muscular normal, incorpora además vitaminas B, PP y E y Selenio.

El magnesio es un mineral esencial que participa en más de 300 reacciones enzimáticas de nuestro organismo[1]. El déficit de magnesio puede provocar situaciones de cansancio, fatiga general o fatiga muscular. Dietas desequilibradas, el consumo de ciertos medicamentos, pero, sobre todo, situaciones como la práctica intensa de deporte o altos niveles de estrés pueden disminuir los niveles de este mineral en nuestro cuerpo.

El magnesio está presente en alimentos como el cacao, los cereales y derivados, los frutos secos, las legumbres, las verduras de hoja verde, los mariscos y el arroz integral. Una dieta equilibrada y variada debería ser suficiente para aportar la cantidad de magnesio que nuestro cuerpo necesita, aproximadamente, 300 miligramos al día. Sin embargo, el déficit de este mineral es mucho más frecuente de lo que pudiera parecer[2].

La doctora Camino Díaz Díez, médico de familia y miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Salud y Medicina Integrativa (SESMI), advierte de que distintos estudios epidemiológicos revelan que “un 20% de las personas que viven en países industrializados presentan carencias de magnesio2”. De hecho, una investigación francesa realizada entre casi 6.000 personas sacó a la luz que el 77% de las mujeres y el 72% de los hombres tenían ingestas de magnesio hasta un 30% inferiores a las recomendadas[3].

Con la llegada del otoño, el regreso al trabajo tras las vacaciones de verano, la exposición al estrés laboral, las comidas rápidas en la oficina o fuera de casa o la vuelta al gimnasio para ponerse en forma es posible que nuestro organismo necesite un aporte extra de magnesio”, apunta la doctora Díaz. “También ante determinadas situaciones fisiológicas, como el embarazo, es probable que el organismo de la mujer requiera una suplementación”, añade esta especialista. 

 “Las señales de alerta más frecuentes ante la falta de magnesio pueden ser manifestaciones psíquicas, como el cansancio y el estrés, pero también físicas, como la fatiga muscular, pequeñas contracciones musculares o calambres”, apunta la doctora Díaz. Esta especialista señala además que la relación entre estrés y magnesio merece una especial atención. Y es que ambos se comportan como un círculo vicioso. Así, el estrés genera una pérdida de este mineral y un déficit de magnesio provoca aún más vulnerabilidad al estrés. La doctora Díaz explica que, ante una situación de estrés, “nuestro organismo responde liberando una serie de hormonas que ocasionan una mayor pérdida de magnesio”. Esta reacción se produce sea cual sea el tipo de estrés: el esfuerzo físico de un atleta, una variación brusca de temperatura, el ruido, la tensión psicológica derivada de un exceso de trabajo o de un examen… “Se puede manifestar con señales neuromusculares como calambres, temblores, fatiga, hormigueos, dolor cervical o lumbar, pero también psíquicas como nerviosismo, cansancio, fatiga[4],[5],[6]”, añade.

En todas estas situaciones, la suplementación con complementos alimenticios con magnesio es una buena opción ya que ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga y contribuye a mantener una función muscular normal[7]. Es importante la elección de complementos como Magnesium DUO que incorporan, además de dos sales de este mineral, vitaminas B, PP y E y Selenio.

Las sales de magnesio son importantes para asegurar un aporte óptimo en magnesio (como el carbonato) y una buena tolerancia digestiva (como el glicerofosfato)[8],[9] para asegurar una adecuada biodisponibilidad con el menor efecto laxante posible. Las vitaminas del grupo B y PP, por su parte, contribuyen al funcionamiento normal del sistema nervioso 4. Es interesante también incluir Vitamina E y Selenio que contribuyen a la protección de las células frente al daño oxidativo 4. Por otro lado, también es muy importante saber que la proporción de magnesio absorbido es menor cuanto mayor es la cantidad ingerida, por lo tanto es mejor repartir las tomas de magnesio a lo largo del día[10],[11].  “Trabajo, estudios, deporte, familia…los complementos alimenticios con magnesio y vitaminas son aconsejables en estas situaciones para ayudar a disminuir el cansancio y la fatiga”, concluye la doctora Díaz.

 

 


[1]Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies (NDA). Scientific Opinion on Dietary Reference Values for magnesium. EFSA Journal 2015;13(7):4186.

[2]Dietary reference intakes for calcium, phosphorus, magnesium, vitamin D and fluoride. Institute of medicine (US) Standing Committee on the Scientic Evaluation of Dietary Reference Intakes. Washington (DC): National Academies Press (US).

[3]Roussel A, et al. SUVIMAX Group. Dietary intakes and status in the French adult population. Advances in magnesium research: nutrition and health 2001; 191-196.

[4]Durlach J, et al. Magnesium in clinical practice John Libbey, London, 1988.

[5] Askew E.W. Environmental and physical stress and nutrient requirements Am J Clin Nutr 1995; 61(suppl): 631S-637S.

[6]Joachims Z, et al. Noise-induced hearing loss in humans as a function of serum Mg concentration. Magnesium Bull. 1987; 9: 131-132.

[7]Reglamento (UE) Nº432/2012 de la comisión del 16 de marzo de 2012. [En línea] [Consultado el 5 de junio de 2017] Disponible en: http://www.boe.es/doue/2012/136/L00001-00040.pdf

[8] Driessens FCM, et al. On formulas for daily oral magnesium supplementation and some of their side effects. Magnesium Bulletin 1993;15:10-12.

[9] Mettey R, et al. Severe selective magnesium malabsorción: tests of tolerance of oral magnesium supplements. Magnesium Res 1990;3:291-295.

[10] European Food Security Agency (EFSA). Scientific opinion on Dietary Reference Values for magnesium. Último acceso: 23-05-2016. Disponible en https:// www.efsa.europa.eu/en/press/news/150728

[11] Berthelot, et al. Le magnésium, John Libbey Eurotext, Paris, 2004.

[12]Chiffres clés. L’homéopathie dans le monde. Boiron. 2016. [En línea] [Consultado el 22-01-2018]. Disponible en http://www.boiron.fr/l-homeopathie/chiffres-cles.