Homeopatía y estrés

Proteger la piel

Sentirse a gusto con la piel: conocerla para protegerla mejor

La piel es la frontera entre el organismo y el exterior; desempeña principalmente las siguientes funciones:

  • superficie de intercambio
  • barrera de protección contra las agresiones exteriores: mecánicas (roces), químicas (contaminación, productos de limpieza...) y microbianas (virus*, bacterias**, …).

Pero ¡atención!: cualquier deterioro o lesión de la piel (sequedad, irritaciones, grietas, fisuras o llagas) puede impedirle el desempeño de sus funciones de manera óptima …

 

La piel, superficie de intercambio

La piel es una superficie de intercambio y de equilibrio entre el organismo y el entorno: permite la evaporación del agua del organismo a través de dos mecanismos:

  • la regulación de la temperatura corporal o termorregulación: la sudoración permite al organismo enfriarse en caso de sobrecalentamiento (actividad deportiva, fiebre, estrés…) disipando el calor a través de la piel, en forma de vapor de agua.
  • la pérdida insensible de agua: para establecer el equilibrio entre el contenido de agua del organismo (aproximadamente un 65%*) y el del exterior, una parte del agua de la dermis se evapora de manera imperceptible.

*fuente: cnrs

En invierno, el aire exterior es más seco y la evaporación es, por tanto, más importante para reducir la diferencia entre el organismo y el exterior: la piel se reseca mucho más.

No obstante, si la piel tiene un buen nivel de hidratación (para lo cual hay que beber agua) y su contenido de lípidos es suficiente, puede retener parte de esta agua: será menos permeable.

De ahí la importancia de nutrir bien la piel en invierno, principalmente las partes que están en contacto con el exterior (cara, labios, manos …). 
 

La piel, una barrera naturalmente protectora

La piel es una barrera casi infranqueable para el conjunto de las bacterias gracias a su capa externa: la epidermis. Diferentes mecanismos le permiten cumplir su misión protectora:

  • le renovación constante de las células de la piel permite reparar las lesiones superficiales y la descamación elimina las bacterias adherentes,
  • la película hidrolipídica (mezcla de sudor (= agua) y sebo (= lípidos)) reduce la permeabilidad de la piel para evitar la penetración de sustancias extrañas y limitar la evaporación de agua hacia el exterior.
  • la flora residente en la piel: «buenas bacterias» colonizan la piel y «ocupan un lugar», impidiendo la implantación de bacterias patógenas.

Algunos gestos sencillos pueden ser suficientes para conservar el ecosistema de la piel en invierno Atención, la piel me protege, pero las lesiones que puede sufrir constituye una puerta de entrada a los microorganismos.
Es esencial, por tanto, tomar en consideración las lesiones de la piel (irritaciones, llagas, erosiones, grietas, etc.).

* Virus: Agentes patógenos que solo pueden desarrollarse y reproducirse en el interior de las células vivas que parasitan
Fuente: Garnier Delamarre – Diccionario de medicina

** Bacterias: Microorganismos que colonizan un ser vivo, ya sea de manera patógena o de manera inofensiva, es decir, útil para el organismo.
Fuente: Garnier Delamarre – Diccionario de medicina y “les ateliers de Pasteur Lille”

Bacterias patógenas Bacterias causantes de enfermedades

Microorganismos Organismos vivos microscópicos, principalmente virus, bacterias y hongos