Compartir
Homeopatía y estrés

Dolor de cabeza

Sientes que la cabeza te va a explotar, que pesa más de la cuenta y que te cuesta concentrarte...

Los que sufrimos con frecuencia dolores de cabeza sabemos que es un trastorno que afecta de manera intensa nuestro día a día.

Cuando hablamos de dolor de cabeza estamos hablando de cefaleas pero no todas son iguales, pues depende si son en sí mismas el problema a tratar, o son síntomas de otras situaciones de base.

Las cefaleas primarias, suponen el 95% de los dolores de cabeza. Este tipo de cefaleas suelen ser repetitivas y, en determinados pacientes, pueden durar mucho tiempo. Son un tipo de dolor muy común en el ser humano. Dentro de este grupo podemos encontrar las jaquecas o migrañas (el dolor se localiza en una lado únicamente de la cabeza y suele ser de gran intensidad y con la sensación de ser “a golpes”. Tiene un origen genético en la mayoría de los casos), las cefaleas tensionales (dolor moderado en toda la cabeza con sensación de opresión. No se puede determinar inicio y fin del mismo) y las cefaleas “acumuladas” o “en racimo” (suelen durar 1-2 horas, con un dolor muy intenso, desagradable y de sensación “taladrante”).

El otro grupo de cefaleas son las llamadas “cefaleas secundarias”, las cuales, como su nombre indica, son dolores de cabeza ocasionados por otras enfermedades más graves. Suelen ser de tipo agudo y repentino.



¿Cómo podemos prevenir el dolor de cabeza? 

Cuando sufrimos dolores de cabeza, y en función del tipo de dolor de cabeza que solamos tener, lo primero que tenemos que hacer es evitar los factores que los desencadenan (estrés, ansiedad, determinados alimentos, etc). Para ello hay que conocerlos, intentar controlarlos y corregirlos, aunque no siempre es fácil.

Además es importante descansar y/o dormir lo suficiente, aunque no por dormir más de lo suficiente vamos a evitar mejorar los dolores de cabeza. Sin embargo, un exceso de sueño puede desencadenar un dolor de cabeza. También es recomendable hacer ejercicios de relajación como yoga y ejercicio físico moderado a diario: montar en bici, pasear, Pilates, etc.



¿Cómo podemos tratar el dolor de cabeza?

El dolor de cabeza debe ser tratado siempre en función del tipo de dolor que se padece. Los tratamientos más habitualmente empleados son los analgésicos (paracetamol, ibuprofeno, etc), los ergotamínicos (habitualmente empleados para las crisis migrañosas) y los llamados “triptanes”. No obstante, un uso inadecuado o excesivo de los mismos puede desencadenar una desaparición total o parcial de la eficacia. Por ello, lo mejor es recurrir, lo más rápidamente posible, a un tratamiento preventivo que evite este consumo abusivo.

Una buena opción es la homeopatía. Dado que cada persona experimenta los dolores de cabeza de una manera y en cada caso son debidos a un desencadenante diferente, el tratamiento no puede ser siempre el mismo para todos.

Por ello, la elección de los medicamentos homeopáticos se adapta a las necesidades de cada persona y a las circunstancias que le provocan el dolor de cabeza. La principal ventaja de los medicamentos homeopáticos es que alivian los síntomas antes de que se instalen con fuerza y se toleran muy bien, además no se han descrito contraindicaciones ni interacciones y son compatibles con otros tratamientos, por lo que en general podremos tomarlos siempre que los necesitemos.

Además, los medicamentos homeopáticos cuentan con la ventaja de que son aptos para toda la familia: niños, ancianos e incluso embarazadas; porque el dolor de cabeza no entiende de edades.



Para más información consulta a tu médico o farmacéutico

Bibliografía:

• Arroyo V. La cefalea en Atención Primaria. Boletín Farmacoterapéutico de Castilla La Mancha. 2002; 3(4):18
• Sanchez M, Rodríguez MP, López I. El dolor de cabeza o cefalea tipo migraña o jaqueca. Visto en: Fisterra.com. http://www.fisterra.com/salud/1infoconse/migrana.asp. (Visitado el 25/07/2012)
• Lezamiz I. Estudio clínico retrospectivo de 37 casos de pacientes con dolor de cabeza de diferentes características. Rev Med Homeopat.2012; 05 :22-6