Dilución

No te pierdas cómo en esta fase el control de la atmósfera es esencial y todos los avances tecnológicos que ponemos en práctica para conseguirlo.

Dilución homeopática

La obtención del principio activo o dilución consiste en una serie de desconcentraciones y etapas sucesivas de agitación enérgica. Entre dilución y dilución, se realiza una agitación estandarizada que recibe el nombre de dinamización, proceso indispensable para asegurar la actividad terapéutica.

Un parámetro esencial es la reproducibilidad de las diluciones que podemos garantizar mediante la estandarización. Dado que las altas diluciones dificultan el control analítico en esta fase de la fabricación, se realiza un exhaustivo control durante el proceso, lo que aporta una mayor garantía en la preparación del medicamento.

En esta fase, el control de la atmósfera es esencial.

Todos los puestos de preparación de diluciones de nuestros laboratorios están equipados con campanas de atmósfera controlada (las campanas de flujo laminar) que expelen un aire limpio y estéril respondiendo al tipo más severo de pureza del aire (normas US Federal 209 E, tipo 100 y NF X 44-101). El aire en la campana de flujo laminar donde se prepara la dilución tiene menos de 100 partículas de tamaño igual o superior a 0,5 micras y 0 partículas superiores a 5 micras por pie cúbico (un pie cúbico equivale a 28,9 litros de aire). Los controles y registros que realizamos con la ayuda de un contador de partículas, nos permiten controlar, de manera regular, la calidad del aire filtrado. Se realizan igualmente tests bacteriológicos.

 

VÍDEO ETAPA 4: TRITURACIÓN

VÍDEO ETAPA 5: LA DILUCIÓN