Compartir
Homeopatía y estrés

Consejos prácticos

Consejos prácticos para limitar las reacciones alérgicas

Primer consejo: evitar el contacto con los alérgenos. Con los pólenes, difusos e invisibles, esto puede ser un poco complicado, pero, dentro o fuera del hogar, ¡adopta buenos hábitos!






1. En el hogar

  • Ventila diariamente la casa, a primera hora de la mañana, y después cierra bien las ventanas: los pólenes circulan más con el transcurso del día, bajo el efecto del sol y del calor. 
  • Evita tender la colada en el exterior durante el período de polinización
  • Evita las plantas alergenizantes en tu jardín y no cortes el césped tu mismo 


    Saber reconocer los árboles con pólenes alergenizantes



2. Las salidas

  • Evita los paseos por el campo o el bosque en la primavera y con tiempo seco (la lluvia deposita los pólenes en el suelo).
  • En coche, sube las ventanillas e instala un filtro antipolínico en el sistema de ventilación (consulta con tu concesionario o tu taller)
  • Durante las salidas, usa gafas y cúbrete el cabello con un pañuelo, un sombrero o una gorra. Si sales con la cabeza descubierta, recogerás pólenes en el cabello
  • Después de las salidas, toma una ducha y cámbiate de ropa para eliminar la máxima cantidad de pólenes que se hayan fijado sobre ti; lávate el cabello antes de descansar la cabeza sobre la almohada 


3. ¡Anticípate a la estación!

  • Pide cita a un médico homeópata antes del inicio de la primavera para empezar el tratamiento de base.
  • Vigila el calendario polínico para tener tu tratamiento a mano en el momento de la llegada de los pólenes que tanto te perjudican y/o para empezarlo.