Compartir
Homeopatía y estrés

Conocerla mejor

La tos: conocerla mejor para tratarla mejor

Accesos de tos, tos blanda, tos seca, tos irritativa: ¡Ya no puedo más! ¡Alto a la tos!

Pero, para calmar la tos, primero debo saber que se trata de un mecanismo de defensa del organismo contra las agresiones microbianas (virus o bacterias).

De ahí la importancia de saber distinguir entre la tos seca, que agota y que debe calmarse, y la tos blanda o «productiva», que debe respetarse.

La tos: mecanismo de defensa del organismo

Nuestro organismo dispone de varios niveles de protección para evitar la invasión y la proliferación de bacterias y virus.

La tos, es un mecanismo de defensa «mecánico» que permite expulsar tanto los microorganismos que entran por las vías respiratorias como el moco segregado por los bronquios para atrapar a los microorganismos (rinofaringitis, traqueítis, bronquitis)
La tos también puede ser una simple reacción a la irritación de las vías respiratorias por el entorno (frío, contaminación, humo).

Pero ¡atención! se impone la vigilancia, porque la tos puede ser un signo de una afección más seria: asma, alergia, tos ferina o bien un efecto secundario de ciertos medicamentos.
Ante la mínima duda, y siempre en los niños menores de 6 años, es importante acudir al médico.

Tos seca y tos blanda: ¿por qué hay que distinguirlas?

Clásicamente se distinguen dos tipos de tos: la tos seca y la tos blanda.

¿Bronquiolitis? ¡Consultar inmediatamente!

Se denomina bronquiolitis una infección aguda del pulmón causada por un virus. Afecta principalmente a los lactantes y los niños pequeños. Puede presentarse al principio como un simple catarro que evoluciona a tos seca, que luego se convierte progresivamente en tos blanda, y por último aparece una dificultad respiratoria marcada, acompañada con frecuencia por sibilancias, fiebre e incluso dificultades para la alimentación.

Esta infección requiere forzosamente atención médica para evaluar la necesidad del drenaje de las secreciones mediante cinesiterapia. 


La bronquiolitis afecta al 30% de los niños de 0 a 2 años, con un pico de frecuencia entre los 2 y los 7 meses y, sobre todo, en diciembre y enero.
Fuente: Maladies Infectieuses et tropicales, 2010. E. Pilly