Homeopatía y estrés

¿Cómo se tratan las hemorroides?

La mayoría de las personas mejoran sus síntomas con medidas higiénico-dietéticas, o con tratamientos conservadores o mínimamente invasivos. La cirugía, reservada para casos graves o con complicaciones, actualmente solo se utiliza en un 5% de los casos. 


Consejos para prevenir y tratar las hemorroides desde los primeros síntomas

Generales:

Realizar ejercicio físico acorde con la edad y condición física.
• Mantener un peso corporal adecuado.
• Evitar la ropa interior ajustada. 


En las comidas


Tomar líquidos en cantidad suficiente (al menos litro y medio al día de agua) para aumentar y reblandecer las deposiciones: reducirá el dolor, el prolapso y el sangrado, y la deposición se realizará sin hacer esfuerzos.
• Ingerir una cantidad adecuada de fibra (frutas, verduras, legumbres, cereales).
• Evitar comidas picantes, bebidas alcohólicas y el tabaco.


En el aseo 

• Evitar estar más de 10 minutos en el inodoro.
• Evitar esfuerzos excesivos durante la defecación.
• Evitar el papel higiénico (en caso de usarlo utilizar uno suave o, mejor, toallitas específicas para hemorroides).
• Lavar bien la zona afectada después de cada deposición con agua tibia.
• Los baños de contraste, alternando agua templada y agua fría dos veces al día, resultan muy útiles para aliviar la sensación de picor e inflamación local, junto con una higiene local adecuada.



Tratamientos farmacológicos

Los tratamientos farmacológicos habitualmente se administran en forma de pomadas, ungüentos o supositorios rectales. Incluyen corticosteroides, anestésicos tópicos, vasoconstrictores, antiespasmódicos y medicamentos homeopáticos. Las pomadas rectales a base de corticosteroides sólo pueden utilizarse durante un tiempo limitado, ya que su prolongado provoca atrofia de la piel e induce picor y lesiones por rascado.

El uso de anestésicos locales (como benzocaína) y de vasoconstrictores (como la efedrina) puede reducir el flujo sanguíneo de la zona donde se aplica la pomada. También pueden producir alteraciones de la piel como reacciones alérgicas, sensación de quemazón anal, coloración azulada de la piel o deshidratación. En pacientes propensos, pueden producirse nerviosismo y palpitaciones. El tratamiento debe limitarse a dos semanas. Además de los tratamientos locales es habitual el empleo de venotónicos en dosis altas por vía oral (fármacos que aumentan la resistencia de los capilares).



Cirugía

Estos métodos son invasivos, por lo que se reservan a los casos más graves. Algunos son sencillos y se realizan de forma ambulatoria; otros son más complejos y precisan de ingreso hospitalario. La duración del postoperatorio es variable, dependiendo del método quirúrgico utilizado.

Entre los procedimientos quirúrgicos utilizados se encuentran las inyecciones esclerosantes, que cicatrizan la arteria, o la ligadura con banda elástica, la criocirugía o la coagulación por infrarrojos. En los casos más graves, se extirpan las hemorroides.

Si quieres saber cuáles son los beneficios de la homeopatía y los medicamentos BOIRON  para tratar las hemorroides entra aquí.