Compartir
Homeopatía y estrés

¿Cómo actúa?

Fiebre del heno: síntomas, causas y descripción

Entre el 20 % y el 30 % de españoles padecen rinitis alérgica. Estornudos, goteo nasal, picor, lagrimeo: Una reacción alérgica cada vez más habitual, cuya frecuencia se ha duplicado en 10 años.



Fiebre del heno: síntomas que interfieren con la vida cotidiana

De marzo a octubre, el aire que respiramos está cargado de granos de polen, microscópicos e invisibles.
Nuestro sistema inmunitario los identifica erróneamente como intrusos indeseables y desencadena una batería de reacciones anárquicas y excesivas: estornudos, goteo nasal, congestión nasal, lagrimeo, picores, escozor ocular, enrojecimiento ocular1

Pueden aparecer otros signos que interfieren con la vida cotidiana: trastornos del sueño relacionados con la dificultad respiratoria, fatiga, dolores de cabeza, dificultades para concentrarse, irritabilidad…
En algunos niños puede limitarse la capacidad de concentración y de aprendizaje.


¿Cómo funciona el mecanismo alérgico?

 
Fase 1: la sensibilización, sin signos clínicos visibles

Con el primer contacto con el alérgeno, el sistema inmunitario produce anticuerpos específicos denominados inmunoglobulinas de tipo E (IgE). Su misión: reconocer el alérgeno en la siguiente invasión y dar la señal de alarma. Las IgE circulan por el organismo a través del sistema sanguíneo y se fijan en las células diana: de la piel, de las mucosas (de la nariz, de los ojos…) y de la circulación.

Fase 2: la reacción alérgica

Con el segundo contacto con el alérgeno (o con un alérgeno de estructura similar en el caso de las alergias cruzadas), se produce la identificación por parte de las IgE específicas, que dan la señal de alarma. Se activan entonces las células diana, que liberan mediadores químicos (principalmente histamina). Estos mediadores desencadenan los síntomas de la alergia: estornudos, goteo nasal, lagrimeo, picor, etc. 



¿Por qué a mí? ¿Por qué hay cada vez más alergias respiratorias?
 

¿Por qué a mí? Las alergias respiratorias tienen un componente hereditario demostrado:
Si nuestro padre o nuestra madre padecen una alergia respiratoria, tenemos un riesgo entre el 25 % y el 40 %2 de ser alérgicos.
Si nuestro padre y nuestra madre son alérgicos, tenemos un riesgo del 40 % al 80 %3 de serlo también.
Si nuestros padres no son alérgicos, la probabilidad desciende a un 10 %4.



¿Por qué hay cada vez más alergias respiratorias?

La frecuencia de la rinitis alérgica se ha multiplicado por 4 en los últimos 30 años5 y las alergias respiratorias van en constante aumento6 en los países industrializados, por las razones siguientes:

  • la contaminación, que modifica la estructura interna de los pólenes y les convierte en más alergenizantes e irrita más las mucosas, lo que las hace más sensibles a los alérgenos
  • los hábitos de vida: tabaquismo (pasivo, activo y/o materno), interiores sobrecalentados o mal ventilados…
  • la movilidad geográfica, que nos pone en contacto con diferentes tipos de pólenes.
  • ¿un exceso de higiene?7 Algunos investigadores se preguntan si una higiene excesiva puede plantear inconvenientes. Aparentemente, los pacientes que no sufren infecciones durante su primera infancia son más sensibles al asma y a la alergia. La estimulación precoz del sistema inmunitario por ciertas bacterias podría desempeñar una función preventiva de las enfermedades alérgicas.


¿Lo sabía? Los alérgenos más extendidos y las alergias cruzadas
 

Pólenes de árboles: abedul, aliso, carpe, ciprés, avellano, castaño, roble, haya, sauce, álamo…

Pólenes de gramíneas: avena, trigo, centeno, maíz, cebada, fleo, grama…

Pólenes de herbáceas: llantén, ambrosía…

saber reconocer los árboles con pólenes alergenizantes

Algunos medicamentos homeopáticos se fabrican a partir de pólenes y se prescriben para tratar los síntomas y reducir poco a poco las reacciones alérgicas

¿Por qué tratar sus alergias con medicamentos homeopáticos?



Las alergias cruzadas

Además de la fiebre del heno, hay otras formas de alergia:

  • alergias respiratorias (ácaros, pelos de animales),
  • alergias alimentarias (frutos secos, mariscos…),
  • alergias de contacto (productos químicos, textiles…)…

Ciertos alérgenos (con estructuras internas similares) actúan asimismo de manera «cruzada», lo que se denomina alergias cruzadas .


Ejemplo
:

La alergia al látex con frecuencia se asocia a la alergia al plátano, al aguacate y al marisco
La alergia al abedul puede cruzarse con la alergia a la artemisa, la manzana, la zanahoria, la patata, el apio y el kiwi…
La alergia al ciprés puede cruzarse con la alergia a la manzana y al melocotón

(1) Enquêtes ERASM, ERAP ; Recommandations pour le diagnostic et la prise en charge de la RA, Rev Mal Respir 2010 ; 27 : S79-S105
(2) Bessot J.C., Pauli G. Facteurs génétiques et pollinoses. Bulletin d’actualité thérapeutique 1988 ; 113 : 3329.
(3) INSERM, http://www.inserm.fr/thematiques/immunologie-hematologie-pneumologie/dossiers-d-information/rhinite-allergique
(4) AFSSET, Brochure « Asthme, allergies et maladies respiratoires »
(5) http://www.inserm.fr/thematiques/immunologie-hematologie-pneumologie/dossiers-d-information/allergies
(6) : INSERM http://www.inserm.fr/thematiques/immunologie-hematologie-pneumologie/dossiers-d-information/rhinite-allergique et Holt P. Parasites, atopy and the hygiene hypothesis : resolutions of a paradox ? Lancet 356 p1699-1701. 2000
(7) G. Dutau, F. Rancé Historique et description des principales allergies croisées, Revue française d’allergologie 49 (2009) – 180-188