El cepillado de dientes

Atención a las caries. Cómo cepillarse los dientes a partir de los 2 años

También hay que cuidar los dientes de leche. En primer lugar, porque abrirán el camino a los dientes permanentes y porque nunca es demasiado pronto para adquirir buenos hábitos.

¿Caries y dientes de leche? ¡Es posible!

La superficie exterior de esmalte (una sustancia dura, delgada y blanca que recubre el diente) de los dientes primarios es más fina que la de los dientes permanentes.

Por lo tanto, los dientes primarios son más sensibles a la caries dental. La caries la provocan las bacterias y se desarrolla con más facilidad si los dientes están en contacto frecuente con líquidos azucarados, como los zumos de frutas para lactantes, la leche infantil o materna (que contiene azúcar) y si no se limpian con rapidez.

La caries dental en la primera infancia puede perjudicar la salud del niño y provocarle molestias, impidiéndole que duerma, coma o hable con normalidad. Puede también mermar su capacidad de concentración y aprendizaje. Los niños que tienen caries dentales cuando son muy pequeños son más propensos a tener caries durante su infancia.

 

Los buenos hábitos de cepillado dental se deben adquirir cuanto antes

Tres costumbres esenciales para mantener los dientes sanos

1. Fomenta en el niño el hábito de cepillarse los dientes:

  • A partir de los 2 años puede empezar a cepillarle los dientes con un dentífrico especial para niños. A los 2-3 años, deja que intente cepillarse los dientes al mismo tiempo que tu. Incluso si el cepillado no es muy eficaz, el juego y la imitación se encargarán de que adquiera un buen hábito. Puedes utilizar Homéodent para los primeros dientes, con sabor a fresa y frambuesa.
  • No obstante, hasta los 6 años deberás ayudarle a finalizar el cepillado tras haberle dejado que lo inicie.

2. Procura que tenga una dieta equilibrada limitando los azúcares, las golosinas y los biberones de líquidos azucarados. No permites que tome el biberón en la cama para evitar el síndrome del biberón.

3. Lleva el niño al dentista para una primera revisión cuando tenga 2-3 años y, posteriormente, una vez al año1.

 

UN BUEN TRUCO

Un buen cepillado = 3 minutos = una canción
La duración del cepillado es tan importante como el cepillado propiamente dicho. Para conseguir que los 3 minutos de cepillado sean un momento divertido, puede cantar o reproducir una canción de fondo que le guste al niño.

(1) www.ameli.fr site de la Sécurité Sociale